martes, 20 de octubre de 2009

Oaky: "EL REY DE LAS EMPANADAS"

Oaky es, definitivamente, "El Rey de las Empanadas". Muy pocos conocen este perfil de su personalidad, pero mucho más allá de esa imagen de niño malcriado, dependiente de su padre multimillonario, este niño terrible ha sabido desarrollar una habilidad tremenda para elaborar este noble producto de la cocina tradicional argentina...

Se dice en Trulalá que Oaky ha logrado montar una gran cadena de comercios que venden sus exquisitas empanadas de elaboración casera (con sucursales atendidas por Pucho, Larguirucho y Kechum). Pero la pregunta es: ¿Cómo y cuándo empezó esta historia? A continuación, develamos el misterio...

Cierto día se le aparce Oaky a Gutiérrez "muy amorosamente" para pedirle un favorcito...


Oaky le pide en la mañana de un domingo algo prácticamente imposible. Esto ocurre en el transcurso del Mundial 78 y según me contaron la ocurrencia surgió para competir con el odioso de Carlitos, un amiguito del barrio que siempre le complicaba la vida con Mónica - su vecinita de enfrente. Carlitos y Mónica, cerca del mediodía, se iban para la cancha a repartir globos celeste y blancos a los chicos extranjeros. Entonces a Oaky, para no ser menos, se le ocurrió esta delirante idea de las empanadas...

Todo un ejemplo de predisposición para el trabajo, el que nos brinda Oaky en esta escena...


Y es verdad, 1000 empanadas para regalar en la puerta del Estadio Monumental parecían escasas entonces decidió duplicar el número, lo que fue demasiado para su "Guti quilido"...

Así es que Oaky, sin inmutarse, creyó que la solución era tomar un telefóno y hacer un pedido, pero no logró que le dieran bolilla.


Luego pensó que con las tapas de supermercado la tarea sería más sencilla y... ¡Bueno, no sé si esta parte de la historia me la van a creer pero se las cuento igual! Me mandó un mensaje de texto (en Trulalá ya en aquel año 1978 todo era posible... ¡O acaso no vieron el hueso celular de Pichichus o el radar portatil con pantalla incorporada de Neurus en años anteriores! - más tarde agrego imágenes de esas joyas...)... El mensaje decía así:

Y bueno, uno aprendió el oficio desde chico, así que le mandé las instrucciones para que se mande unos buenos discos de empanadas caseros, un buen relleno y unas empanadas de "rechupete"...

Oaky aprendió rápidamente mis consejos y le agregó a la fórmula que le mandé unos "ingredientes secretos" que fueron la clave del éxito...

Y aquí lo vemos en una relfexión final: ¡BAH! ¡LOS EMPANADEROS NUNCA FUIMOS COMPRENDIDOS! El solito salió adelante con aquellas 2000 empanadas y habrá que averiguar donde se pueden conseguir sus especiales de carne picantes, que según me contaron, son "la ruina" de sus tres socios, Larguirucho, Pucho y Kechum... (se comen una tras otra). Hijituslogía, desde Mar del Plata.